Bea

Al pie de la Sierra de Cucalón y a las orillas del nacimiento del río Huerva nos encontramos con el municipio de Bea. Esta localidad situada a 1.134 metros sobre el nivel del mar en la comarca del Jiloca, aunque pequeña en población, ya que cuenta con unos 40 habitantes, conserva un importante patrimonio natural y cultural.

Junto al Huerva se sitúa la localidad de Bea en la provincia de Teruel

 

Paisaje urbano de interés turístico

La estructura urbana de Bea con empinadas calles, se organiza en torno al núcleo poblacional presidido por la Iglesia Mayor. La modalidad constructiva de los caseríos rurales se corresponde con el estilo popular de las viviendas de la zona. El municipio de Bea posee varios monumentos de valor cultural y artístico, entre ellos destaca la Iglesia de San Bartolomé situada en el centro de la localidad.

Esta iglesia de San Bartolomé, en cuyo interior guarda un conjunto de hermosos retablos de los siglos XVII y XVIII, es una obra barroca construida entre 1745 y 1762. La zona interior está dividida en tres naves, la central cubierta con bóveda de cañón y lunetos; las naves laterales cubiertas con bóveda de arista. El crucero está cubierto a través de una cúpula. El edificio cuenta con una torre de ladrillo dividida en cuatro cuerpos, los tres superiores de planta ortogonal y el más superior está decorado con “dientes de sierra”.

Iglesia de San Bartolomé del municipio de Bea

 

Otra edificación de gran importancia en Bea es la ermita consagrada a San Jorge situada en la otra orilla del río Huerva. También podemos visitar su antiguo molino harinero que conserva toda la maquinaria intacta. Por último cabría destacar el edificio que alberga la Casa Consistorial con una lonja en la parte inferior abierta a través de dos vanos adintelados.

 

Turismo natural en Bea

Tal como hemos referido anteriormente, Bea destaca por su rico entorno natural, que engloba elementos de carácter geológico y vegetal; hay naturistas que han llegado a denominar la sierra de Cucalón como “el Pirineo de Teruel” debido a que ha desarrollado una vegetación propia de la alta montaña. Tal es así, que el paisaje de Bea se configura como un auténtico museo natural a través de su ruta botánica.

La Ruta Botánica de Bea es ideal para naturistas, senderistas, biólogos o fotógrafos. Se desarrolla a lo largo de 12 kilómetros y el desnivel es de 160 metros; la dificultad de la ruta senderista es media, ya que los caminos son de fácil acceso, no obstante, hay zonas de moderada pendiente. De la ruta senderista, además del bello mosaico paisajístico, destacan los llamados “árboles monumentales” de interés especial por su enorme tamaño y belleza: una sabina centenaria de 12 metros de altura, una gran carrasca de 200 años de edad, otra elegante carrasca de más de 10 metros de altura y un chopo cabecero centenario. A lo largo del recorrido el excursionista obtendrá bellas vistas de la Sierra Oriche y podrá visitar la ermita de Nuestra Señora de la Silla en cuyo merendero podrá reponer fuerzas antes de iniciar la subida hacia el mirador del alto de la Rocha.

Carrasca centenaria de la Ruta Botánica de Bea

 

Si al finalizar esta ruta seguimos con ganas de descubrir bellos paisajes de carácter etnológico y natural podemos realizar la Ruta del río Nogueta. Esta ruta senderista une la Ruta Botánica de Bea con la localidad de Piedrahita (a unos 20 kilómetros de Bea) y de allí se dirige hasta Loscos, localidad con un rico patrimonio geológico, histórico y paleontológico. La distancia total que recorre esta ruta es de 10 kilómetros y es muy recomendable para naturistas, aficionados al senderismo o rutas de campamentos de verano juveniles.

Paisaje de la ruta del río Nogueta en los alrededores de Bea

 

Para completar este recorrido por el entorno de Bea cabe destacar una visita a la Laguna de Gallocanta situada a 50 kilómetros de distancia. Este humedal es único en España debido a su importante riqueza biológica donde cada año diversas especies de aves se instalan en época invernal bien para descansar o para criar. Entre las especies que llegan hasta Gallocanta destaca la grulla. Desde 1987 la Laguna de Gallocanta es Zona de Especial Protección para las Aves.

Laguna de Gallocanta

 

Localidades vecinas de interés turístico

En el contorno de Bea a no más de 11 kilómetros encontramos varias localidades de interés. La más lejana es Allueva que es uno de los municipios más altos de toda la comarca del Jiloca, además posee gran interés ya que constituye un auténtico “nudo hidrográfico”. Desde su situación reparte agua a las cuencas de diferentes ríos: Aguasvivas, Martín, Pancrudo y Huerva.

A unos 9 kilómetros de Bea localizamos Ferreruela de donde destacamos la torre barroca de la Iglesia de la Asunción datada del siglo XVIII. En el interior del templo se custodia un interesante conjunto de retablos de época barroca.

Torre de la iglesia de Ferreruela

 

Otra localidad interesante es Fonfría a 7 kilómetros de Bea. El monumento más interesante es la ermita de Nuestra Señora de la Silla, una edificación barroca del siglo XVIII erigida sobre los restos de una construcción anterior. El nombre de la Virgen deriva de una curiosa tradición que cuenta que fue el rey Jaime I a su paso por estas tierras quien dejó una talla de la Virgen que portaba en su silla de montar a caballo para que le realizasen un sitio de culto.

Ermita de Nuestra Señora de la Silla de Fonfría

 

De la misma forma cabe destacar la localidad de Lagueruela situada a 5 kilómetros de Bea. En esta pequeña localidad podremos visitar monumentos como la iglesia barroca de San Pedro el Apóstol de tres naves o la ermita del Santo Sepulcro también de estilo barroco.

Iglesia de Lagueruela en la provincia de Teruel

 

Si nos alejamos un poco más de Bea alcanzamos el municipio de Daroca (a 30 kilómetros) con su monumental casco urbano. Esta ciudad conserva importantes edificaciones de rasgo medieval. Entre ellas la muralla que rodea la ciudad o los diversos torreones que la protegen como el de San Valero, el de Jaque, los de San Marcial o los de las Cinco Esquinas. Asimismo destaca la Colegiata de Santa María de los Corporales de estilo románico, aunque fue modificada en el siglo XVI y adoptó rasgos renacentistas. En su interior encontramos una impresionante capilla gótica. Daroca, además de contar con abundantes muestras de arquitectura religiosa, también cuenta con muestras de arquitectura civil como el palacio de los Luna datado en los siglos XIV-XV.

Colegiata de Santa María de los Corporales de Daroca

 

Puerta Baja de la localidad de Daroca

 

Festividades destacadas

El 13 de junio se celebra San Antonio. Y el primer domingo de agosto tienen lugar las fiestas patronales en honor a la Virgen del Rosario.


Aquí finalizamos nuestro recorrido por Bea y su rico paisaje cultural y natural, algo que la hace ideal para pasar una agradable estancia sobre todo en la época estival por las sombras que ofrece el entorno. 
 



Alojamiento

  • Hostal El Rebollar

Ctra. El Molino, nº 2
Tel.- 978 73 62 76

  • Pensión Beaumont

Ctra. Nacional, 122 Km. 62
Tel.- 976 86 60 25